Acusación particular: violencia doméstica + daños a la propiedad (+ 6000€ de responsabilidad civil)

En ocasiones, dada la celeridad de algunos procedimientos, se pasan por alto algunas pruebas esenciales para el proceso.

En éste caso, acude a Alcaide Penal un joven de 19 años, recomendado por otro Letrado, para que asumamos la defensa de sus intereses.

Los hechos son «sencillos»: en el domicilio, nuestro cliente y su pareja inician una discusión, cuando esta, en estado de embriaguez empieza a insultarle. La discusión sube de tono por parte de su pareja hasta el punto de agredirle en reiteradas ocasiones, rompiendo los objetos personales del cliente y llegándole a lanzar utensilios de cocina. Él, permanece impasible; llamando a la policía.

Los anteriores hechos dan lugar a unas diligencias urgentes-procedimiento rápido. Como bien indica el procedimiento: rápido. Dos días después el cliente ya está citado para el acto del Juicio Oral y, sin abogado particular. Debe recordarse que la víctima o perjudicado no necesita asistencia Letrada, sino sólo el investigado. El Ministerio Fiscal acusa por un delito de violencia doméstica y solicita, entre otras, 680€ de responsabilidad civil (por los daños causados).

En ese momento, sin poder solicitar diligencias por nuestra parte, el cliente acude a que defendamos sus intereses. Nos personamos, logramos suspender el juicio y acabamos acusando por un delito de violencia doméstica y un delito de daños a la propiedad. Sin embargo, no estamos de acuerdo con la responsabilidad civil que el Ministerio Fiscal ha solicitado.

Resultado: Se puede probar que las lesiones han causado un perjuicio estético, lo que se traduce (además de la pena y la orden de alejamiento respecto a nuestro cliente) en: 6.240€ por las lesiones sufridas y el pago de los objetos que ha roto.

No siempre se sale del Juzgado con una sensación que te embarga de felicidad, sabiendo que has podido contribuir, en algo, a mejorar el mundo (en algunas, porque se ven las cosas con diferentes perspectivas; en otras, porque no alcanzas el convencimiento del Juez y, en pocas, porque las pruebas no dejan probar, por alguna razón, determinados hechos). Pero cuando tuvimos la resolución, pude ver en la cara del cliente, tan joven, que algo había cambiado ese día.

Casuísticamente, el abogado penalista normalmente ejerce la defensa de una persona investigada, pues en su caso, los intereses de la víctima y/o perjudicado, los tiene encomendados el Ministerio Fiscal. Ello no obsta a que sea aconsejable personarse como acusación particular, pues sólo el cliente sabe qué quiere, qué reclama y qué gravamen ha sufrido. Como especialistas en Derecho penal, satisfacer la demanda del cliente, es nuestra prioridad.







TELF: 930 339 000
MAIL:  info.alcaidepenal@gmail.com